Una Start Up Made in Córdoba: Gi FlyBike

Gi FlyBike es el sueño de todo Millenial Emprendedor: crear una empresa con impacto global. Así es el caso de tres amigos de la Universidad Nacional de Córdoba que en un garage crearon una bicicleta con motor eléctrico capaz de doblarse en un segundo. Además, incluye un sistema de seguridad con tecnología Bluetooth y permite controlar todas sus funcionalidades a partir de una app móvil, todo con desarrollo 100% argentino. Hoy la empresa exporta a 44 países, aunque el 50% de sus ventas se concentran en Estados Unidos (tienen oficinas en Nueva York), el 35% en Europa y el 15% restante se reparte entre Asia y América Latina.
Créditos:
Foto:
www.giflybike.com
Fuentes:
www.lanacion.com.ar
https://noticias.autocosmos.com.ar


 

"The Creative Workplace"

Es un Libro que explora espacios de trabajo de todo el mundo donde nacen las ideas más brillantes o creativas. Según su Editor Rob Alderson: "Seguimos siendo fascinados por esa relación triangular entre la creatividad, el trabajo y el espacio, estudiando detenidamente la evidencia para tratar de desenredar cómo cada factor afecta a los demás.'
El libro reúne una colección de más de 50 oficinas entre las cuales se encuentran las de las fotografías. Conocé el contenido completo en: goo.gl/mnp21H

Vía: www.wallpaper.com

Economía Reproductiva.


La Economía Reproductiva está íntimamente ligada a la desigualdad de género. Se refiere tanto al trabajo necesario para la reproducción humana realizado por la mujer a lo largo de la historia, embarazo, alumbramiento, lactancia, como al conjunto de atenciones y cuidados necesarios para el sostenimiento de la vida y la supervivencia humana: alimentación, cuidados físicos y sanitarios, educación, formación, relaciones sociales, apoyo afectivo y psicológico, mantenimiento de los espacios y bienes domésticos. Trabajo "reproductivo" que es realizado mayoritariamente por la mujer.
Se le denomina trabajo reproductivo para diferenciarlo del trabajo de la producción dirigido a bienes y servicios. Frente al trabajo productivo, asalariado y reconocido socialmente en las sociedades industrializadas, el trabajo de la reproducción no se reconoce ni económica ni socialmente. Es no remunerado y en muchos casos invisible. Los cambios sociales en el ámbito productivo como reproductivo obligan a replantear la tradicional y desigual distribución de cargas entre mujeres y hombres así como el reconocimiento social y económico del trabajo reproductivo.
Es por eso que muchos economistas proponen para combatir la desigualdad de oportunidades de género, que esta economía comience a ser compartida tanto por hombres y mujeres. Como una verdadera solución para alcanzar el ideal  de una familia en la que los dos miembros de la pareja accedan a un trabajo remunerado con parecida dedicación y ambos se repartan las tareas del hogar y el cuidado de los hijos.